La mastectomía bilateral profiláctica aporta una reducción del riesgo de cáncer de mama en un 90-95%, aunque sin afectar la supervivencia. En mujeres portadoras de mutación genética y diagnosticadas de cáncer de mama, puede valorarse la mastectomía contralateral profiláctica, en especial en aquellas con un riesgo más elevado de desarrollar cáncer de mama contralateral como son las pacientes diagnosticadas de un tumor de mama antes de los 41 años o con subtipos moleculares más agresivos.

Como su nombre lo dice, la cirugía reductora de riesgo, reduce el riesgo, y es muy importante que la paciente conozca el riesgo que tiene en presentar Cáncer de Mama. Este riesgo es menor en pacientes jóvenes y se hace mayor cuando la paciente llega a los 50 años.

Hay estudios que indican que una paciente con mutación del gen BRCA1 tiene un riesgo acumulado de 15% de presentar cáncer de mama, este riesgo aumenta a 55% a los 40 años y sube a un 70% después de los 50 años.